Click y Click

Hyundai

martes, 12 de enero de 2016

La vuelta al "colé"... de la vida

Era una época, la de jovencito, sin preocupaciones de ningún tipo,  solo estudiar, en la que disfrutaba de volver al colegio para compartir con mis compañeros esos anhelos y sueños de chaval que habían quedado atrás pasadas las fechas de Navidad y Reyes en casa con todos juntos:  ¡ Qué tiempos !…  cómo cambia la vida, sobre todo, la perspectiva en la que se ve el mundo a esta edad, donde sus pequeñas minucias a las que intentan arrastrarnos personajes intrascendentes, con problemas de todo tipo, incluso de propia identidad, y sobre todo; llenos de nada.

Comida en Garaje Norte en 1964 con empleados
Por eso digo que esta "vuelta al colé de la vida", es el retorno a la ciudad, al trabajo y sobre todo a compartir vivencias soñando que quizás mañana será mejor para todos y que nuestros hijos, criados en la educación y el respeto, dejen un mundo mejor a las generaciones que por ley tomarán el relevo. 

Con mi hijo Toni que llegó de Nigeria, Eva, nietos y consuegros en la Cena de
Navidad de este año 2015
Toni con su madre y al fondo mi nieto Jorge con los regalos de Navidad

Eva con mi nieto Carlos y mi consuegra María
Nosotros quedamos ahí… como la voz de la experiencia que lee su vida en el desierto de una sociedad exigente, cruel y egoista. Con el cerebro repleto de historias, sueños y experiencia gritando desesperadamente lo que años, muchos años, la vida me ha enseñado. Un grito a la libertad con respeto y cariño a valores que la sociedad da por perdidos en la actualidad como es la educación, cultura, conocimientos y respeto para compartir buscando una convivencia y un nivel social mejor para todos.
En Lachar con mis nietos Guillermo y Sergio despidiendo 2015 
Escuchar, quizás sirva a la juventud como anticipo para no cometer los errores que yo cometí. Sin pretensiones, ni doctrinas en mis análisis: porque sencillamente es mi vida. Reflexiones que no están viciadas por tendencias malintencionadas carcomidas por la mala educación y la falsedad de sentimientos con mascara de tragicomedia como he comprobado. Simplemente es leer en alto mi vida para seguir buscando mi destino. Es un acto que me permite seguir soñando con un mundo más equilibrado, mejor y más justo. Un mundo donde se equilibre más el valor esencial de la persona (educación, cultura, respeto,…etc.) y donde no cotice al alza el ego, lo superfluo, lo material y donde el fin justifica los medios. ¡Que pena de valores!

Guillermo volando el Dron del abuelo y manejándolo a la perfección  
Foto realizada con la cámara del Dron volando por encima de nuestras cabezas
Digo vuelta al colé, porque antes, en mis tiempos mozos, nos enseñaban “Educación y Mundología”, “Saber Estar y Conducta”, junto al magisterio con cátedra que el profesorado mostraba con su posición de educador, la prolongación o complemento educativo era la familia como base de una estructura social. Estos valores que están prácticamente olvidados, incluso por adultos con problemas sicológicos, me producen tristeza al ver la evolución y el perjuicio que pueden causar a nuestra juventud. Sobre todo, por utilizar la falacia como premisa de un silogismo cuya conclusión, como decía antes, es "repletos de la nada".

Retrato de Ana Belén Ramos trabajo para la ABT de N.York (USA)
Retrato de la bailarina malagueña en un descanso de la grabación de video
Actuación de Ana en la grabación efectuado a primeros de 2016
Que triste ejemplo se da a la juventud en el momento que un adulto no sabe comportarse y pierde los papeles sin motivo aparente, que espectáculo más deprimente. Es por lo que el “cole” de la vida,  a estas alturas de mi recorrido, en periodo de armonización,  mi yo confirma que una sonrisa junto al agradecimiento a todos los que me formaron cada día de mi vida como persona en el respeto, la educación y el cariño estoy obligado a dar las gracias de corazón. Líbreme nadie de pensar que soy un ejemplo o pretendo dar lecciones, nada más lejos de la realidad, pero que mi torpeza contada sirva al menos para advertir sencillamente que podemos estar equivocados y no darnos cuenta. La vida es el mejor libro para aprender y recapacitar si queremos mejorar como personas.
Valeria Jones en plena grabación del video para audiciones grabado en Málaga
Personalidad, arte e incluso legado para su Málaga natal, Jorge Rando: Pintor
"Ana quiere ser Flamenca ..." una obra de Nacho Marocco para la iniciación en el flamenco
No puedo entender la nebulosa de seres que no crecen y predican con la mascara de la bondad su falsa democracia basada en la dictadura. Nuestro sabio refranero sentencia muchos comportamientos inexplicables: “No existe más ciego que el que no quiere ver”. También recordar que el sabio libro lapida al inepto, como es mi caso, para recordarle que “lo olvidado NI agradecido NI pagado”.
La bailaora malagueña Maria del Mar López en pleno esfuerzo
Con el mantón en Los Montes de Málaga
Escultura de porcelana en sus movimientos flamencos
He tardado un poco más tiempo en escribir por mi preocupación personal sobre la salud, vuelvo antes de pasar por el Hospital, y me llevo las lecciones de amistad, de cariño, de sentimiento y de agradecimiento por que muchos me han permitido seguir aprendiendo colaborando y ayudando en la medida de mis fuerzas.  Amigos, personajes, artistas internacionales y jóvenes que comienzan a ver su camino, me han regalado la belleza de la participación en sus sueños. Una lección magistral, otro "curso" más de mi vida en el como buscador de arte deja mi alma en plenitud. Como ejemplo este 2015 me ha dejado buena muestra de haber cumplido alguno de esos sueños. Gracias Jorge Rando, Nacho Marocco,  Valeria Jones, Ana Belén Ramos, Maria del Mar López, los Scouts, Paco Martinez, Oscar Plaza, Fernando Cámara, Joaquín Galdós ...los amigos de la Tauromaquia, etc; pero sobre todo buena parte de mi familia. Gracias

Todo un lujo que la Naturaleza agradece a la bailaora malagueña
Una licencia para la creatividad 
Si todo va bien y como dice mi nieto pequeño; "que la fuerza te acompañe" volveré a escribir mis sensaciones y experiencias para que el viento mediterráneo y la vida las lleven como un mensaje reflexivo de quien no tiene doctrina y solo encuentra el refugio en el equilibrio natural de las cosas: cultura, educación y respeto. En definitiva la belleza de vivir siendo libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario