Click y Click

Hyundai

sábado, 6 de agosto de 2016

Apuesta limpia y un futuro oscuro por los intereses de las Empresas Eléctricas en España

"La Opinión"

“La segunda parte del plan maestro de Elon Musk ya está aquí, su primera entrega fue hace 10 años, y en esta etapa también promete ser revolucionario. En lugar de establecer una visión a corto plazo, el dueño de Tesla plantea una idea genial con la que pretende salvar al mundo a nivel energético, en el transcurso de la próxima década.”

Aunque está en inglés es fácil asimilar lo que propone Elon Musk: Video presentación


En principio y según Elon Musk en el futuro habrá que olvidarse de los coches rápidos y deportivos: Tesla contará con vehículos utilitarios, camionetas, semi remolques y autobuses urbanos, con unos conceptos innovadores que se harán públicos el próximo año. Pero su plan tiene cuatro pilares fundamentales que analizaremos a continuación.

Trabajo, investigación y progreso para la sociedad
Esta es básicamente la extensión de algo en lo que Musk ya ha estado trabajando. Engloba sus ideas acerca de la energía solar y una de sus bases es la Powerwall, un paquete de batería de gran tamaño y costos accesibles, que se puede instalar en las casas con paneles solares y que permite a los usuarios aprovechar la energía almacenada durante el día en las horas nocturnas.


Powerwall es una batería inteligente que obtiene la energía de fuentes alternativas (como por ejemplo los paneles solares de SolarCity (también fundada por Elon Musk) y que la almacena para alimentar el sistema eléctrico de un hogar o negocio. La cuestión es que el sistema está pensado mucho más para un estilo de construcción unifamiliar que para bloques de pisos, por lo que no todo el mundo podrá sacar partido de ella.


Está electricidad autogenerada permite reducir la dependencia de la potencia suministrada por la red eléctrica convencional y, en algunos casos, hasta eliminarla de la ecuación. De esta manera podría ser un nuevo eslabón para un mundo energéticamente más sostenible por el consiguiente ahorro para el medio ambiente y económico. Seguro que muchos ejecutivos de empresas eléctricas habrán tenido sudores fríos al enterarse de la idea y ver que pueden volverse prescindibles en un futuro cercano. El problema que se plantea ahora es hasta dónde la legislación de cada país permite generar y almacenar energía para el autoconsumo.

España es diferente
En España ya sabemos que los grupos de presión de las grandes eléctricas pueden hacer casi cualquier cosa con las tarifas o los contadores (e incluso existe un proyecto de ley para pagar por aprovechar la energía del sol). Pero con el Powerwall -y Tesla Energy detrás- el panorama puede cambiar radicalmente. Es que lo nuestro no tiene límites con la pi carezca por bandera y estos grupos, como siempre, impondrán sus intereses para que los políticos den salida a nuevas leyes que regulen este tipo de avances que benefician a todos menos a ellos. El amancebamiento sigue siendo una ley en la sombra. Este pueblo que no merece que este tipo de individuos medren y sean dueños de un destino inapropiado para una sociedad inclinada a sus caprichos. Un pueblo que aún no ha dicho su última palabra.


La Powerwall es como un pequeño armario de pared de 130 x 86 x 18 centímetros y, eso sí, un peso de 100 kilogramos donde se alojan las células de iones de litio. Su rango de trabajo oscila entre los -20º C hasta 43º C de forma que se pueden usar en prácticamente cualquier lugar del mundo. Además de estar disponibles en diferentes colores externos, por aquello del diseño y la decoración, la Powerball ofrecerá dos capacidades, una de 7 kWh por 3.000 dólares y otra de 10kWh por 3.500 dólares (instalación no incluida). Además el sistema es escalado, es decir si se requiere más energía se pueden conectar dos o más Powerwalls hasta alcanzar las necesidades energéticas. Para usuarios industriales también se ha presentado Tesla Powerpack, un sistema modular que alcanza hasta 100 kWh.


Todo lo que Musk propone aquí se basa en la utilización de las energías renovables, especialmente la solar, con el fin de acabar con la dependencia de los combustibles de origen fósil en todos los ámbitos posibles. Y no parece que sea una idea descabellada. Los científicos y los economistas han dicho que la energía solar es una tecnología que progresa día a día y prevén que, en un futuro no muy lejano, sea posible que esta fuente renovable resulte un reemplazo viable para la generación de electricidad.


Pero en lugar de tener un par de grandes parques solares distribuidos en todo el país, Musk piensa que lo mejor es la producción de energía a escala local. Eso es en realidad una idea bastante revolucionaria, ya que los conceptos de economía de escala y especialización están profundamente arraigados en la sociedad occidental y sugieren que unas pocas plantas grandes son una solución mejor que un montón de células solares más pequeñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario