Click y Click

Hyundai

lunes, 4 de septiembre de 2017

El Aceite de la Luna de Agosto

“Las tierras de Casarabonela, al oeste del valle del Guadalhorce, se extienden desde el mismo valle hasta la sierra de Alcaparaín y Prieta, ya en plena serranía de Ronda, el pueblo junto a su entorno ofrece una bella estampa en la que existen huertas de frutales, olivares y campos de cereal con la vegetación de montaña.Aunque de origen romano, fueron los árabes los que le dieron el carácter y la fisonomía actual”.
El Olivo ha sido el gran protagonista en agosto. © Antonio Diestro
“Este espacio fue habitado por muchas culturas, que dejaron profunda huella de su paso por este territorio andaluz. Quizás en su afán de comercio y aventuras por el Mare Nostrum fueran los feniciós quienes se instauraron en Malaka y nos legaron muchas de sus costumbre y tradiciones. Probablemente fueran ellos los que nos mostraron el olivo y la vid o el secado del pescado su posterior utilización. Incluso el agradecimiento que efectuaban a sus dioses como Noctiluca o Malak."

Espectacular vista de Casarabonela desde el Jardín Botánico- © Antonio Diestro
“Casarabonela está recostada en la Sierra Prieta bajo su Castillo medieval recordando el caserío morisco, de honda inspiración islámica…… Fuentes, plazas y calles salpican su intrincado recorrido y a sus pies fluyen grandes, floridas y frescas huertas”.

Iglesia de Santiago Apóstol antigua mezquita. © Antonio Diestro
“La Iglesia de Santiago Apóstol que fue edificada sobre lo que fue el solar de la Mezquita Mayor o Aljama Mayor, aunque existieron cuatro mezquitas en el pueblo en la época musulmana. El patrón del pueblo es Santiago Apóstol y la Feria en su honor se lleva a cabo en el mes de julio, siendo las protagonistas las mujeres que son quien portan al apóstol en su recorrido por las calles del pueblo”.

La Divina Pastora reina de la fiesta de los rondeles. © Antonio Diestro



“Otra fiesta a señalar es la de los rondeles el 12 de diciembre y fue declarada  Fiesta de Interés turístico de Andalucía. Sus orígenes se remontan al siglo XVIII , donde os molineros  procesionaban a La Divina Pastora en agradecimiento por la cosecha recibida”. 


Una experiencia única  tener en las manos a este animal. © Antonio Diestro
“Historia, leyendas y tradiciones ancestral dan fe de haber realizado la molturación de la aceituna bajo la influencia de la luna llena de agosto para conseguir un aceite de una cosecha muy temprana” 

La luna llena llegó a la esperada cita por el este con su luz. © Antonio Diestro
“La influencia de la luna sobre la tierra es evidente. En nuestro organismo, la llegada de la luna llena produce una disminución en los niveles del neurotransmisor serotonina, mientras que las mareas están regidas por la atracción gravitatoria de la luna”.

Padres, hijos.. abuelos. Tres generaciones juntas. 
“La magia de la luna es innegable, en la armonía de sus fases y en la influencia positivas de nuestro satélite natural. Por todo esto, se decide realizar la primera molienda del año en agosto y con la luna llena, "para que nuestro aceite se beneficie de esta influencia natural que acentúa la intensidad de su aroma, el sabor y múltiples propiedades”.

Sofocar el calor a la luz de la luna en plena faena. © Antonio Diestro
“Tiempo atrás, muchos de nuestros vecinos salían del pueblo para buscarse la vida vida lejos de su familia en otras tierras lejanas. Eran los tiempos de la emigración. Hoy la mayor parte de los jóvenes tienen profundas raíces que por tradición e historia ya son los depositarios del futuro de Andalucía en su espacio natural”.
Calles empinadas, portales con heráldicas y alusiones Templarias. © Antonio Diestro
“Todo está listo en el campo, la llegada de los braceros juega un papel fundamental para desplazarnos esta noche de luna llena: Recoger la aceituna a mano y se da la circunstancia en esta cita, para que la tradición continúe, que tres generación verán salir la luna mientras recogen el fruto del olivo”.

Los fenicios daban las gracias a Malac por la cosecha. © Antonio Diestro
“Sobre este espectacular escenario, simbiosis del pueblo y sus gentes, se ha desarrollado también una oferta ecológico-cultural donde se puede disfrutar de la naturaleza en todas sus vertientes. Además de una gastronomía serrana y mediterránea, donde siempre está presente el aceite de oliva y los productos del lugar”
“Son nuestras costumbres. Es nuestra historia, escrita por nuestra gente… es, en definitiva, cultura y nuestra forma de vivir”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario