Click y Click

Hyundai

miércoles, 22 de julio de 2015

Dispara con tu cámara. Es el momento

Vacaciones.... pues fotos o video. Pero unos consejos. En principio, las prisas son malas consejeras en cuanto a fotografía se refiere, si queremos llegar a obtener unos resultados satisfactorios. Dependiendo de la cámara, asumimos que tiene varios programas, que permiten fotografiar o grabar video de forma fácil. Elegir el programa es un proceso, que debemos efectuarlo inconscientemente y poner en marcha la cámara sin mirar. Todo un ritual al que debemos acostumbrarnos.
La mayoría de las cámaras nos ofrecen varios sistemas para efectuar el proceso de tomar imágenes o video. "Cada maestrillo, tiene su librillo". Lo que quiere decir, que cada fabricante arrima es ascua a su fuego con tecnicismos que al final son casi lo mismo pero el mercado es el mercado. El automático es el sistema que nos permite ajustar la escena de forma que se enfoque correctamente uno o más puntos indicados del encuadre que tenemos en el visor. Esto supuso un avance extraordinario ya que una pantalla de enfoque partido y otros métodos pasamos a enfocar en menos de un segundo utilizando la electrónica. En la actualidad, podemos encontrar dos tipos de enfoque: el pasivo (por detección de fase o por detección de contraste) y el activo. Suelo trabajar con esta cámara de fotos y una compacta de Sony la Nex que a su vez comparte objetivos con  la cámara de video FS 100 E.
Suelo trabajar con una Leica R8, que con el Modul R me permite trabajar en digital
Este es el respaldo digital para la Leica que además me permite trabajar con carrete si fuera necesario
Enfoque Activo: Está superado por tecnología y está en desuso. La cámara emitía luz infrarroja o ultrasonidos y calculaba la distancia midiendo el tiempo que tardaba en volver su eco. Sistema que planteaba muchos problemas a la hora de enfocar a través de un cristal o contra un espejo o su nula aportación con luces incidentes.

Fresquita un cañita qué buena está: "La cervecita". ©Antonio Diestro
Enfoque Pasivo por detección de fase: el método de detección de fases es el más antiguo sistema de enfoque pasivo. Sin embargo, es un método complejo y requiere un sensor especial. El principio se basa en la triangulación de la distancia del objeto mediante el uso de dos sensores a través del mismo objetivo. La distancia se determina por la diferencia de las imágenes captadas por ambos sensores. El resultado es un enfoque rápido y preciso pero muy caro por su elevado coste de aplicación.

Un macro "Pistilos" ©Antonio Diestro
Enfoque Pasivo por detección de contraste: el sistema por contraste de las compactas y el modo LiveView de las cámaras digitales actuales opera de una manera distinta a lo anterior. La imagen que llega al sensor es analizada midiendo su contraste, es decir, las diferencias de luz entre píxeles cercanos (siempre en referencia a los puntos de enfoque escogidos). Cuanto mayor es el contraste en ese área, más fácil es lograr el enfoque.

En este caso aprovecho tres tomas y diseño este cartel para un encargo. ©Antonio Diestro
Según los diferentes modelos y marcas podemos encontrar una pestaña, botón u opción que permite cambiar de un tipo de enfoque a otro. Los tres modos de enfoque automático que tenemos son:

El modo AF único (AF-S para casi todos los fabricantes pero llamado One Shot en Canon) funciona enfocando la imagen cuando presionamos el obturador hasta la mitad. Mientras tengamos pulsado el el obturador a la mitad, el enfoque estará fijado a la distancia donde hemos enfocado. Si queremos enfocar de nuevo, debemos soltar el botón y volver a presionarlo hasta la mitad. Es el método de autofocus usado para objetos o motivos sin movimiento.

Atardecer en el Puerto de Málaga. ©Antonio Diestro
El modo AF continuo (AF-C para casi todos los fabricantes pero llamado AI Servo en Canon) funciona enfocando la imagen cuando presionamos el obturador hasta la mitad y continua enfocando según vayamos manteniendo la presión y moviendo el motor de enfoque según el objeto o motivo. Está pensado para objetos en movimiento y corrigiendo la distancia de enfoque según el movimiento del objeto.
Otro ejemplo de trabajo.Actores y bailarines del Ballet J.Tomás Sánchez. ©Antonio Diestro
El tercer modo AF es el automático (AF-A para casi todos los fabricantes pero llamado AI Focus en Canon). Este modo funciona exactamente igual pero pasando automática de AF único a AF continuo según lo que la cámara interpreta. Es el sistema que por concepto complica mucho la operación de enfoque.
Esplendor de la Plaza de la Merced de Málaga. ©Antonio Diestro
Personalmente y por deformación profesional siempre trabajo de forma manual, controlar todo el proceso, sigo fiel a unas pautas que aprendí cuando estudié fotografía. Diseñar, preparar la foto que pretendo, y cómo llegar a plasmar la idea. Todo un desarrollo que con el tiempo se convierte en un ritual del que depende en muchos casos el éxito de la toma.
Con el buen tiempo y las inmensa cantidad de cámaras excepcionales, por sus resultados, fotografiemos todo lo que podamos en verano. Ya tendremos tiempo cuando llegue el invierno (si no es un trabajo) de analizar, guardar y retocar si fuera necesario nuestras tomas. Con los procesos realizados con el ordenador y diversos programas podemos mejorar nuestros resultados. De momento ahora Fotos o Videos lo que más nos apetezca. Disfruta la vida es bella. No pretendo dar lecciones de nada, simplemente compartir mis experiencias, porque todos los días la vida me enseña muchas lecciones que no debo olvidar. Una vez más gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario